Get Adobe Flash player

HISTORIA DEL CANTÓN SUCÚA

ORIGEN DEL NOMBRE DE SUCÚA

En esta tierra en su natural vegetación, predominaba una planta denominada ortiga, en idioma shuar "suku", por tal motivo sus habitantes llamaron a esta hermosa llanura y como homenaje a ella "SUKU", nombre que se generalizó por la región. Posteriormente los primeros colonos aumentaron a este vocablo indígena la letra "a", quedando confirmado para siempre el nombre de este bello rincón como SUCÚA.

ANÁLISIS HISTÓRICO

En 1914 Pástor Benedicto Bernal, desde Sevilla de Oro, llega a un inmenso valle donde hoy se asienta la ciudad de Sucúa, se convirtió así en el primer colono.

A partir de esa fecha fueron llegando, de diferentes lugares del país, muchos colonos, principalmente del cantón Paute de la Provincia del Azuay, hoy Cantones Sevilla de Oro, Guachapala y el Pan,  emigrar al oriente se convirtió en la ilusión más deseada de este entonces por la posibilidad de mejorar la condición económica de las familias.

PARROQUIALIZACIÓN

Durante la Administración del Dr. Carlos Alberto Arroyo del Río, Presidente Constitucional de la República, mediante decreto ejecutivo a través del Registro Oficial N° 275 con fecha 29 de julio de 1941, se decreta elevar a Sucúa a la categoría de Parroquia Rural.

CANTONIZACIÓN

En la Administración del Doctor Carlos Julio Arosemena Monroy el 8 de diciembre de 1962 mediante decreto ejecutivo No 326 publicado en el Registro Oficial,  se establece a Sucúa como nuevo cantón de la provincia de Morona Santiago, integrada por las parroquias de Yaupi, Huambi, Asunción y  Logroño (actual cantón Logroño).

PRIMEROS COLONOS.

Fechas y sucesos importantes que han marcado el desarrollo de Sucúa:

1914: Don Pástor Bernal se convierte en el primer colono ecuatoriano que llega a radicarse en Sucúa.

1916: Carlos Olson y su esposa María de Olson, misioneros evangélicos, establecieron un centro de enseñanza para los nativos.

1920: Muchos colonos fueron llegando, de diferentes lugares del país, con la posibilidad de mejorar la condición económica de sus familias

1926: Las familias radicadas en la zona, bautizan definitivamente a esta tierra con el nombre de SUCUA.

CULTURAS ANCESTRALES DEL ORIENTE

La zona que se extiende desde las estribaciones de los Andes hasta la llanura marañónica, ha sido un espacio de la nacionalidad shuar desde la antigüedad y ha hospedado  durante siglos a otras culturas, antes que los shuar bajaran a ocuparla definitivamente.

Hace 2500 años se supone que  por lo menos una parte del área actualmente habitada por los shuar estaba poblada por tribus alfareras (y posiblemente hortícolas). Excavaciones realizadas en 1957 en el centro del valle del Río Upano revelaron dos diferentes conjuntos de cerámica: el primero llamado “Ipiamais” (609 años a.c.) al sudeste de Huambi (Sucúa). Se cree que en Ipiamais había una población relativamente densa por aquellos tiempos. El conjunto cerámico posterior (1041 d.c.), llamado “Yaunchu”, entre Sucúa y Macas, contenía muestras de un particular estilo de alfarería ya encontrado antes en la provincia del Azuay, deduciéndose que estas poblaciones que residieron en la región Shuar tenían contacto con los pueblos de la sierra andina.

La zona Norte de la provincia actual de Morona Santiago está también sembrada de tiestos antiguos, pertenecientes al período arqueológico que se llamó “Fase Pastaza”. Parece que a la actual tierra Achuar arribaran en la antigüedad poblaciones de estirpe Tupí Guaraní.

En 1977 el P. Pedro Porras Garcés, participando en una expedición ecuatoriano – británica, visitó y describió las “Cuevas de los Tayus”. En las cuevas se encontraron  tiestos que se asemejan a los de la cultura Machalilla.

El Padre Porras concluyó que la aparición del Pueblo shuar en la cuenca amazónica debe haberse realizado no antes del año 1.100 ó 1.200 de nuestra era: es decir, en una época relativamente reciente.  

¿DE DONDE VINIERON LOS SHUAR?

Hasta ahora no se conoce exactamente de donde viene el pueblo shuar. Se presume sin embargo que los caribes en el neolítico ocuparon la cuenca del Orinoco y se expandieron a toda Sudamérica. más tarde, los Caribes desmembraron las colonias Arawak, y fue allí cuando vanguardias Arawak, llegaron hasta el Oriente ecuatoriano y encontraron al pueblo Puruhá – Mochica ya instalado, de la fusión entre los nuevos y los antiguos resultaría un pueblo,  del cual se separarían más tarde las cuatro  nacionalidades conocidas como: shuar, achuar, awajun, wampis.

Según esta teoría, el idioma shuar sería el resultado de la fusión de un proto-arawak con un puruhá-mochica de ascendencia chibcha. El actual shuar contiene un centenar de quichuismos, explicados por los  contactos interculturales a través de los siglos y hasta el influjo de los misioneros españoles, que usaron el quichua como lengua general para facilitar la evangelización.

Con el paso del tiempo los Shuar se vuelven definitivamente horticultores itinerantes, subieron por los ríos y llegaron hasta las cascadas, en ellas se comunicaban con el Arutam. Y así se pudo definir al nuestro como “Pueblo de las Cascadas Sagradas”. Con su acervo de la cultura material y espiritual, preparado para hacer frente al ambiente y a los enemigos que encontraba en su camino, el pueblo shuar se asomó a la historia.